• Atención ventas: L-V. 8:30 AM - 7:00 PM
  • 975519300
  • Llámanos: 2000 555

Las ventajas de las unidades de estado sólido

Las ventajas de las unidades de estado sólido

Las unidades de estado sólido (SSD) se han diseñado para sustituir a los discos duros tradicionales y usan una memoria flash para ofrecer un rendimiento y una durabilidad notablemente mayor. Las numerosas piezas móviles pequeñas del interior de un disco duro, como los cabezales magnéticos, los ejes y los discos giratorios, propician los fallos (o dicho de otra forma: puede perder sus datos importantes).

Si desea mantener sus datos seguros y mejorar el rendimiento de su sistema, estas son cinco razones para cambiar su antigua HDD por una SSD.

Son más duraderas.

Con los discos duros tradicionales, el movimiento continuo generado por las piezas móviles pequeñas genera calor, lo que es un factor importante para ocasionar fallos en el disco duro. Al carecer de piezas móviles, las unidades de estado sólido son más fiables y resistentes a vibraciones e impactos que los discos duros tradicionales. También son más resistentes a caídas y accidentes comunes, y al desgaste y deterioro, ya que prescinden de piezas pequeñas susceptibles a daños de los discos duros tradicionales. Si alguna vez se le ha caído el portátil y tenía instalada una unidad de estado sólido, probablemente se haya roto la pantalla antes que la unidad. Esa es la durabilidad de una unidad de estado sólido.

Son más rápidas.

Sin piezas móviles que ralenticen el ordenador, las unidades de estado sólido son sencillamente más rápidas, están listas para ponerse en marcha cuando lo necesite. Las unidades de estado sólido ofrecen rendimiento de carga instantánea, es decir, tiempos de arranque más rápidos, tiempos de carga de aplicaciones más rápidos y mejor respuesta del sistema.

Son más fáciles de transportar.

Las unidades de estado sólido pesan menos que los discos duros, por lo que son más fáciles de trasladar de un sitio a otro y también facilitan transportar el ordenador portátil. Con componentes ligeros y una construcción sólida, las unidades de estado sólido están mejor adaptadas para el ajetreo de los viajes constantes.

Son más eficientes.

Al carecer de piezas móviles, las unidades de estado sólido requieren menos energía para funcionar, por lo que la vida útil de la batería se prolonga. Son incluso más silenciosas.

Son fáciles de instalar.

Con tan solo un destornillador y el manual de usuario de su sistema, podrá instalar una unidad de estado sólido, sin ninguna experiencia previa.

Deja un comentario